+57  3176676335   Línea Gratuita: 01 8000 400016                                                                                                                                                               |CONTÁCTANOS |      

Un cambio para mejorar

Cuando a Claudia Elena Cardona le dijeron que el segundo tubo del Túnel de Occidente iba a impactar su propiedad, ubicada en la vereda La Frisola, del corregimiento San Sebastián de Palmitas, la incertidumbre la atormentó durante varias semanas, pero “el acompañamiento que hizo Devimar en todo este proceso fue el adecuado porque siempre me explicaron cada uno de los pasos que se daban”, dice la mujer, quien vive en la vereda La Aldea, donde fue reubicada.

El piso de su casa brilla. Todo se ve organizado y a Claudia Elena se le ve dichosa. No para de hablar y de mostrar los detalles de su nueva casa. Una cocina amplia, habitaciones también despejadas y ni hablar de la sala comedor, que tiene una barra para atender a las visitas.

Allí vive con su esposo Neiro de Jesús Bedoya Ospina, un agricultor que se convirtió en su segundo marido luego de la muerte inesperada del padre de sus hijos, Diana Marcela y Jeison Alejandro, a causa de un infarto. Mientras se afana por atender a las visitas, Claudia Helena cuenta que la casa que construyó gracias al trabajo y la gestión social y predial de Devimar es mucho mejor a la que tenía en La Frisola.

“Allá vivía con mi hija que también está casada. Gracias al acompañamiento del abogado, del psicólogo y de todo el equipo social de Devimar, logramos construir dos propiedades, una para mí aquí en La Aldea donde vivo con mi hijo y mi esposo, y ella se quedó con su esposo en La Frisola”, dice Claudia Elena.

Esta ama de casa, que trabaja los fines de semana en uno de los restaurantes de la vía Medellín-Santa Fe de Antioquia, no esconde la felicidad que tiene en su nueva casa. Cuenta con nostalgia que en La Frisola siguen viviendo muchos de sus familiares, pero que hay que mirar para adelante. En eso está empeñada, porque hay que sacar adelante a su hijo que tiene 16 años. 

“Estos proyectos como el Túnel de Occidente y la Doble Calzada son muy importantes. Es cierto que estaba preocupada porque me iba a tener que salir de la propiedad, pero Dios no lo desampara a uno. Quedará una vía muy buena y además la situación de las personas que hemos sido reubicadas ha cambiado, gracias a las mejoras en las condiciones de vida”, concluye. 

Compartir