+57  3176676335   Línea Gratuita: 01 8000 400016                                                                                                                                                               |CONTÁCTANOS |      

Michael Kummer, un ingeniero austriaco enamorado de Colombia

Siendo un niño de 10 años, Michael Kummer construyó su primer “túnel” (un hueco de 3 metros de profundidad). Lo hizo en su casa para jugar con sus amigos en su pueblo natal, en Austria. Esa primera experiencia con túneles fue traumática porque la estructura colapsó cuando pasó una vaca encima. Fue entonces cuando Michael decidió que eso no iba a volver a ocurrir y que se iba a dedicar a hacer túneles. 

Michael estudio ingeniería civil en Austria y Suiza, dedicándose a obras subterráneas. Después se fue a construir túneles por el mundo. Primero fue en su país natal, luego partió a Alemania, Taiwán, Hong Kong, Singapur, Inglaterra, Canadá, Chile, entre otros países y ahora está en Colombia, específicamente en el proyecto Autopista al Mar 1, construyendo el segundo tubo del Túnel de Occidente. 

Considera a Colombia como su segunda patria, ya que su esposa Morelia es paisa. “Estoy enamorado de Colombia, de Medellín y sobre todo de mi esposa, de su gente que es amable y hospitalaria”, cuenta en medio de risas y de una dosis de carisma de un hombre con experiencia en construir túneles y cavernas para hidroeléctricas, vías, ferrovías y sistemas de metro. 

Sobre la construcción del segundo tubo del Túnel de Occidente, de 4,6 kilómetros, este ingeniero que habla alemán, francés, inglés y español, afirma que es una obra desafiante, pero en este caso específico es un poco más sencillo, debido a que ya se asume tener el conocimiento del terreno por el primer túnel construido. Además, resalta que el equipo de expertos de Colombia y de otros países permitirá entregar una obra de infraestructura que será garantía de desarrollo y bienestar para la comunidad. 

Aunque de Austria extraña la nieve y las estaciones, Michael agrega que en Colombia se siente como en casa, donde come arepas con queso y disfruta del paisaje y la diversidad que tiene el país. Por su edad seguramente el Túnel de Occidente será el último que construya, para después dedicarse en su jubilación a conocer la riqueza de todas las regiones colombianas.   

Compartir