+57  3176676335   Línea Gratuita: 01 8000 400016                                                                                                                                                               |CONTÁCTANOS |      

El Yerbatero de los Almendros 

Juan Antonio García tiene 65 años, 36 de los cuales ha vivido en la vereda Los Almendros, lugar al que llegó con su familia luego de que sus padres vendieran la finca familiar en Guaymaral. Desde entonces vive con sus hermanos, de quienes ha aprendido diferentes oficios desde el trabajo de jornalero hasta los secretos curativos de las plantas que cubren las colinas de la zona. 
 “Don Juan” como lo llaman personas cercanas se dedica al cultivo de papayas y ocasionalmente responde el llamado de los vecinos para atender sus dolencias “a veces me necesitan por ahí para sobar huesos o hacer composturas y uno va aprendiendo las cosas”, cuenta. Este conocimiento fue heredado de su hermano mientras trabajó con él en Puerto Berrio a principios de los 90. Cuando se le pregunta por el futuro de la zona, Don Juan sostiene que el tema de los cultivos se ha perdido mucho, y que la gente en la actualidad prefiere dedicarse a otro tipo de actividades más rentables, como, por ejemplo, sacar revoco del río Cauca.
Don Juan cuenta que desde que tiene memoria, sacar los cultivos de la vereda hacia lugares como Medellín ha sido toda una odisea. Cosechas de sandía, auyama, maíz, entre otras, son muy difíciles de mover, “para sacar los productos de la vereda teníamos que cargar bueyes o mulas hacia donde pasaran los carros o si no, por la trocha, andar a pie más de un día, en esa época no existían carreteras, era puro camino de herradura”. 
Sin embargo, años después, la construcción de la Autopista al Mar 1 lo llena de esperanza para cambiar dicha situación y hacer más fácil su trabajo. “Me parece muy buena la construcción de esta carretera, porque va a pasar por aquí y estamos muy contentos. Todo ese asunto de los lotes que decían, acerca de que nos iban a dejar sin casas, nada de eso que estaban diciendo sucedió y va a haber mucho trabajo, hasta yo voy a pasar la hoja de vida para lo que necesiten”. 
Don Juan, así como toda la comunidad antioqueña, se verán beneficiados con esta importante mega obra, con la que no solo las papayas de este buen hombre o los cultivos de Los Almendros podrán desplazarse con mayor facilidad hacia ciudades como Medellín o Santa Fe de Antioquia, sino que también su sabiduría con las hierbas medicinales podrá recorrer mayores distancias para ayudar los que lo necesitan. Esto significa mayor empleabilidad para la zona y apertura económica para multiplicar las oportunidades de muchos antioqueños que se esfuerzan por sacar su proyecto de vida adelante.

Compartir